Un joven contemplando su alma

Un joven contemplando su alma
dijo una vez
que no hay instante
que no pueda ser puesto de revés

yo le creí

ambos reímos
con risa fresca y cierta

crecimos juntando espirales de palomas
(de esas hinchadas, que mirando al suelo
son esferas)
y arrancando el sonido
del silencio

siempre me preocupó el tiempo

otro joven contemplando su alma
dijo una vez
que no hay instante
que le pertenezca al ciprés

le creí a él también

y lo acompañé girando
sobre sus talones
para deshacernos

ya la paloma con el cuerpo erguido
era una gárgola sobre la tranquera

un tercer joven contemplando su alma
dijo una vez
que no hay instante
en el alma de un pez

sus palabras se hicieron verdad en mí

procuramos hacerle compañía
a la paloma,
inventamos unas alas
con plumas de colores

él conocía la magnitud
de las corrientes de aire,
los giros y las direcciones
del viento

encontré al primer joven
que contemplaba su alma

y éste, sobre la superficie del lago
era ya

un anciano contemplando su alma
que dijo esta vez
que no hay instante

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s