Quince

Cuánta lagrima
me dice soltando todos los recuerdos
y los quince capítulos que aún no se escribieron
ni lo harán jamás

Subo escalón por escalón
y en la carrera me gana el pulmón
basta de humo, grita, harto está de sangrar
y sanar, y sangrar y  volver a sangrar

Harto estoy yo
de toda lágrima errante
tuviste toda mi pasmosa compañía
fuimos alegría

Qué sequía, te repito
por quincuagésima vez en el día,
no hacés nada por humedecer
esta tierra

Me despreocupa
lo que trajo esta monótona insistencia,
sin embargo, uno ocupa un asiento
y el otro le pone agua y viento

Agua hirviendo quemaría
de no ser por el helado clima,
vamos a ir viendo cómo llegar
a cierto pacto

Aunque sea un parto
rememorar los ideales
que construyeron la unión
pendiendo de un hilo hoy

De pequeñas vueltas a interminables giros,
sólo nos damos un respiro
cuando los párpados
se juntan con la barbilla

Esta silla no se aferrará al piso,
tiene ruedas
capaces de soportar
indeterminado crecimiento

Repites y repites que tu pena
es culpa de mi liberalidad,
yo te digo:
¡sólo una quincena más!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s